hombre-lobo-cine

Cuenta la leyenda que el primer hombre lobo que ha existido en la historia fue Licaón, rey de Arcadia, una de las regiones estado más importantes de la Antigua Grecia. Licaón era un hombre aparentemente sabio que supo manejar su reino y llevar a sus súbditos a mejorar su nivel de vida, aunque él mismo seguía siendo un salvaje que no dudaba en sacrificar hombres e incluso niños a Zeus. El dios del Olimpo quiso comprobar por sí mismo si la crueldad del rey llegaba a tanto, y bajo a Arcadia disfrazado de vagabundo. Aunque en un primer momento Licaón pensó en matar al forastero, algo que solía hacer con la gente que venía de fuera de la región, pronto se dio cuenta de que era una prueba que Zeus le estaba realizando. Así que en lugar de matarle, le invitó a un espectacular banquete, donde el dios disfrutó de lo lindo.

Sin embargo, un pequeño detalle llamó su atención. En un momento dado de la cena, Licaón, con una sombría sonrisa en el rostro, le ofreció un exquisito manjar: carne de  niño. Zeus, totalmente horrorizado, se descubrió ante el rey en su verdadero forma y lo castigó, condenándole a convertirse en un lobo, y maldiciendo a toda su estirpe, que desde ese momento serían hombres lobo. Este es el inicio legendario de la aparición de estas criaturas, por supuesto mitológicas, en nuestro mundo. A partir de aquí, y seguramente por la propia influencia de la leyenda clásica, muchas culturas desarrollaron mitos en torno a los licántropos, hasta generar una imagen bastante homogénea de lo que sería un hombre lobo, un ser condenado a convertirse en bestia en las noches de luna llena, maldito por su estirpe o por su sangre, y que solo podía ser derrotado con la plata. La leyenda del hombre lobo saltó pronto de los libros al cine, y son muchas las películas que hablan de este ser, algunas de ellas realmente importantes en el cine de terror.

Qué es un hombre lobo

hombre-lobo-2

Según la leyenda, un hombre lobo es un ser humano que, por una maldición ya sea propia o familiar, se convierte de manera involuntaria en una bestia muy parecida a un lobo, sobre todo en las noches de luna llena. La transformación dura tan solo unas horas y durante ese periodo de tiempo, la persona pierde por completo el control sobre sus actos, por lo que al convertirse en bestia es capaz de asesinar y atacar incluso a aquellas personas que quiere. El mito del hombre lobo está enraizado en muchas culturas, especialmente europeas, aunque entronca también en esa parte del folklore que habla de hombres-bestia, seres capaces de convertirse en animales como tigres, leones, pájaros o incluso peces, algo muy recurrente en el folklore de todas las culturas alrededor del mundo.

Primeras películas de hombres lobo

El hombre lobo ya era un mito muy conocido en toda Europa cuando surgió el séptimo arte, y es seguramente, junto a los vampiros, el ser monstruoso que más ha aparecido en la gran pantalla. La primera película sobre hombres lobos, eso sí, tardó en estrenarse. Sería Werewolf in London, en 1935, y su éxito daría comienzo a una gran cantidad de filmes que tenían al hombre lobo como protagonista, como El hombre Lobo, el clásico de terror de la Universal estrenado en 1941, que llevó al estrellato a Lon Chaney Jr y convertiría a la figura del licántropo en una de las imprescindibles a la hora de hablar de cine terrorífico. Desde entonces han sido muchas las producciones que han seguido utilizando el personaje del hombre lobo, aunque no siempre enmarcados dentro del género del terror.

Actores famosos que interpretaron al hombre lobo

hombro-lobo-actores-famosos

El hombre lobo por antonomasia ha sido el actor Lon Chaney Jr, protagonista de la película que sentó las bases del género, estrenada en 1941. Chaney, de hecho, participó en varias producciones con el mismo papel, convirtiéndose en una leyenda del terror junto a Bela Lugosi y Boris Karloff, que protagonizaron películas sobre Drácula y el Monstruo de Frankenstein. Posteriormente, otros actores como Michael Landon, Michael J. Fox o Jack Nicholson también desarrollaron el papel de licántropo en la gran pantalla. Benicio del Toro es uno de los más recientes en convertirse en hombre lobo en el cine, y tampoco podemos olvidarnos del mítico actor español Paul Naschy, que con su personaje Waldemar Daninsky se convirtió en una estrella internacional del cine de los 70 y 80, como uno de los mejores hombres lobo del cine.

Películas de hombres lobo a lo largo del tiempo

Desde el estreno de Werewolf in London, en 1935, han sido muchas las producciones que han querido llevar el mito del licántropo a la gran pantalla. El verdadero éxito del personaje comienza en 1941 con la ya nombrada El Hombre Lobo, y la majestuosa interpretación de Lon Chaney Jr, convertido en una auténtica leyenda gracias a estas películas. Michael Landon protagonizó Yo Fui Un Hombro Lobo Adolescente, una comedia en la que el protagonista, un joven que todavía iba al instituto, debía enfrentarse a esa doble vida como estudiante y también como hombre lobo. La marca del hombre lobo, película española de finales de los 60, ponía en el mapa al terror patrio y ensalzaba la espectacular figura de Paul Naschy, que seguirían interpretando el papel de lobisón en varias películas más. Poco después llegarían Aullidos y Un Hombre Lobo Americano en Londres, dos películas que marcarían el resurgimiento del género.

En Compañía de Lobos era la aportación francesa a esta nueva ola de licántropos, que también encontraría una interesante aportación en el drama Lobo, protagonizado por Jack Nicholson. Un Hombre Lobo Americano en París nos devolvería la acción de los mejores momentos del género, y la sorprendente Ginger Snaps, una película de terror y comedia negra independiente, nos mostraba el lado femenino de ser una mujer lobo en estos tiempos actuales. Sagas como Underworld también han puesto de moda al licántropo en la gran pantalla en los últimos tiempos, siendo la película El Hombre Lobo, un remake de la de 1941 protagonizada por Benicio del Toro, la muestra más importante de estos últimos años. En la animación podemos destacar Los Niños Lobo, una preciosa producción japonesa que lejos del terror, nos muestra el drama de una joven madre que tiene hijos con un hombre lobo, y cómo estos deben enfrentarse a su realidad sin ser realmente conscientes de todo lo que son.