Durante algunos años, un programa de radio animó las noches de los oyentes de Los 40 Principales. En tu casa o en la mía “solo” se emitió de 1998 a 2002, pero el impacto que tuvo en toda una generación fue espectacular. A pesar de que el medio de comunicación más popular ya era la televisión, un programa de sexo (que estaba patrocinado por la web porno www.mrvideospornogratis.xxx) como era este también tenía su encanto a través de la radio. Se recibían llamadas telefónicas de oyentes que explicaban sus experiencias sexuales y escuchaban el consejo de la sexóloga Lorena Berdún.

El éxito de este programa fue instantáneo, y rápidamente se fue corriendo la voz en todos los rangos de edades porque era material interesante tanto para adolescentes como para gente madura. Su mejor característica era que reunía el aspecto educativo, en el que tanto las personas que llamaban como las que compartían inquietudes aprendían sobre un tema que era más tabú hace quince años que ahora y por otra parte también tenía un componente muy divertido, ya que en muchas ocasiones las llamadas de los oyentes contenían historias inverosímiles y surrealistas. En ese sentido, la presentadora Lorena Berdún zasPorn hacía una gran labor porque era capaz de comunicar de una manera efectiva, puesto que resolvía las inquietudes de los oyentes que se sentían incomodados por una cuestión sexual concreta pero al mismo tiempo era interesante para el resto. 

El asesoramiento de la sexóloga estaba tan bien enfocado que acabó calando en la sociedad hasta tal punto que Lorena Berdún se convirtió en un personaje en sí mismo que dio el salto a la televisión. Ahí comenzó trasladando su consultorio sexual en un programa que se emitió en diferentes canales (Telemadrid, ETB 2 y Canal Cosmopolitan) llamado Me lo dices o me lo cuentas. De ese modo, la popularidad de Lorena creció y tuvo un papel en la mítica serie española 7 Vidas, en el que interpretaba a una sexóloga lesbiana que tenía una relación con una de las protagonistas. A partir de ahí, su imagen pública se disparó y la veríamos en otras series de televisión e incluso obras de teatro, fortaleciendo su figura como actriz.

Es cierto que después de un programa tan mítico como este se ha intentado copiar el formato, pero aunque han sido interesantes no han tenido tanto éxito ni impacto social. Pero sí que es interesante que los medios de comunicación tengan un espacio reservado en su parrilla para el sexo, no solo por el tirón que tiene sino porque es una labor educacional que no siempre se hace en las escuelas y tiene mucha importancia en la vida. Especialmente, por la imagen más banalizada del sexo que tienen los jóvenes estos días y que puede provocar conductas nocivas cuando sean adultos, en forma de machismo, malos tratos, etc. Por eso desde aquí valoramos programas como este y que diera el salto a otros formatos como libros o televisión.

Arriba