Los galardonados de los 16os Premios Radio Asociación no podían pedir un contexto mejor. En un momento en que los oyentes de radio en catalán no paran de crecer, los premiados en la edición de este año celebraron ayer, durante la gala de entrega de los galardones, el buen estado y las expectativas de futuro de un medio que ha logrado sobrevivir a pesar de la aparición de la televisión, internet y las redes sociales.

El primero en celebrarlo fue el presidente de Radio Asociación, Jordi Margarit, que subrayó “el presente esplendoroso” de la radio y definió como “la gran apuesta con proyección de futuro” en el mundo de la comunicación. Para justificarlo, Margarit aseguró que este año han recibido “más candidaturas de más calidad que nunca” a los premios. También puso de ejemplo el momento en que Mariano Rajoy pronunció “¿Y la europea?” En una entrevista con Carlos Alsina en Onda Cero y que Radio Asociación ha reconocido con una mención de honor al periodista. “Aquel instante radiofónico se compartió con toda la potencia”, rememoró Margarit.

“Somos un país con la radio incrustada en la cabeza”, destacó el presentador del espacio Vía libre de RAC1, Xavi Bundó, que recogió el premio ex aequo a mejor programa de innovación para la emisión realizada desde el campo de refugiados de Presevo, en Serbia. Bundó hizo hincapié en que “la radio es cosa de equipo, pero a veces nos olvidamos” y celebró la competencia. Precisamente, el equipo que también recibió el premio a mejor programa de innovación fue el de El suplemento de Cataluña Radio, que compite con el Vía libre durante los fines de semana, por el espacio Cuatro gatos. Su presentador, Ricard Ustrell, subrayó que “ya basta de maltratar a los jóvenes en los medios de comunicación” y reivindicó “la gente que entiende la radio como algo artesanal”.

Las radios locales sacan pecho

Las emisoras locales fueron en varias ocasiones las protagonistas de la gala, ya que se entregaron menciones de calidad en Boca Radio, Radio Sabadell y Radio Pineda. Radio Igualada se llevó el premio al mejor programa de radio local para el especial informativo sobre el episodio de nube tóxica que tuvo lugar en el municipio. “La radio local tiene la misma calidad que cualquier otra radio”, aseguró la coordinadora de la emisora, Montse Sanou, que destacó la profesionalidad de los medios locales.

Si bien los galardonados subieron al escenario cargados de euforia por los reconocimientos, el presentador de Especies protegidas, Oscar Moré, fue quien expresarlo de manera más auténtica. “Estoy flipando con este premio, y espero seguir flipando muchos años más con mi equipo”, afirmó el periodista de la Cadena SER Cataluña, que recogió el premio al mejor programa de radio.

La honestidad también encabezó el discurso de Quim Monzó, galardonado como mejor profesional de radio, que confesó: “No me considero un profesional, soy sólo un colaborador. De hecho, si tuviera que conducir un programa y estuviera solo delante de un micrófono, seguro que me quedaría en blanco “. Monzó también aprovechó para recordar sus orígenes radiofónicos como guionista del programa El loro, el maíz, el mono y el señor de Puerto Rico de Cataluña Radio durante los primeros años de la emisora.

La periodista de TV3 Fina Brunet, que recogió el Galardón 1924 por su trayectoria audiovisual, explicó que se considera una persona afortunada. “He tenido la suerte de poder trabajar en mi casa, con grandes profesionales y con el idioma que me gusta”, dijo, un agradecimiento que repitieron los premiados en numerosas ocasiones durante la ceremonia.

Arriba